Trayectoria

La Casita comenzó en el año 2002 como un proyecto familiar entre mi madre Susana Moore y yo, con la idea de crear un espacio donde cada uno encontrara, como en su propia casa, un ambiente distendido y cálido, donde descubrir lo necesario para su crecimiento.

En la elección de los cursos buscamos profesionales expertos en cada tema y que sean de interés en nuestro público, ya sea aprender algo, cuidar su cuerpo o reflexionar sobre la propia vida.

En todos estos años han pasado por nuestro espacio muchísimas personas que han dejado su impronta, y han contribuido a que La Casita sea lo que es.

Vivimos en un mundo donde todo es rápido y acelerado. Nuestra propuesta es ofrecer un lugar donde poder detenerse, mirar, valorar, escuchar y ser escuchado.