• 1

Chi Kung


El Chi Kung ó Qi Gong, es un conjunto de prácticas orientadas a mejorar la salud del ser humano con todo lo que ello implica, el cuerpo, la mente y la energía.

Tiene su origen en China hace unos 4000 años y se basa en los principios energéticos del Yin y el Yang y en la visión de la Medicina Tradicional China acerca de la salud, como un sistema de energías circulando en nuestro interior, en equilibrio con la naturaleza y el cosmos que nos rodea.
Para comprender lo que es el Chi Kung debemos tomar en cuenta que abarca al ser humano en su totalidad, desde lo energético a lo físico, pasando por lo emocional y lo espiritual; en pocas palabras: “el arte de aprender a utilizar la energía para vivir largos años con salud y vitalidad, cultivando la inteligencia del corazón para descubrir nuestra verdadera naturaleza”.

¿En qué consiste?
Como sistema de prácticas existen ejercicios de muy diversa índole, desde los más suaves que ante todo buscan la relajación y equilibrar las energías que circulan por los meridianos, a los que están más enfocados en mejorar el funcionamiento de los órganos y con ello la calidad del Chi (energía) que producimos, así como numerosos ejercicios para estirar los músculos y tendones y reforzar los huesos, o técnicas para cultivar la energía vital, o posturas estáticas para reforzar el cuerpo y cultivar la energía esencial y la concentración. Sin olvidar los estilos de Chi Kung de enfoque marcial, encaminados a fortalecer la estructura del cuerpo, los órganos y sus envolturas. Otros aspectos del Chi Kung más internos o meditativos están orientados a alcanzar el equilibrio y la paz interior como fundamento de cualquier camino que nos lleve a un mayor refinamiento de nuestra energía y desarrollo espiritual.
Algo van a tener en común todos los diferentes estilos o ejercicios que practiquemos y es el manejo de la respiración, de la que existen unas 200 técnicas, ya que es la respiración lo que impulsa el primer aliento de vida a nuestras células y es el principal motor del Chi, además es por la respiración que conectamos Mente-con-Cuerpo y de esa manera la conciencia se sitúa en el instante presente, parando ese movimiento mental permanente sin sentido y que tanta energía consume.

Resumiendo: en general consiste en ejercicios suaves, que armonizados con la respiración y concentrándonos adecuadamente en dirigir la energía a ciertos lugares de nuestro cuerpo, van a producir un efecto beneficioso sobre la salud de la persona.
Beneficios físicos y psíquicos:
– Hacernos más conscientes en nuestras vidas.
– Potenciar la respiración como motor de la energía.
– Mejorar el funcionamiento de todos los órganos del cuerpo.
– Equilibra la estructura corporal y activa la circulación de la sangre.
– Retrasa el envejecimiento y es eficaz contra los procesos degenerativos.
– Refuerza los huesos, músculos y tendones y les da elasticidad.
– Mejora el sistema inmunológico y previene la osteoporosis.
– Equilibra el sistema nervioso y nos libera del stress.
– Eficaz en los casos de depresión y falta de energía en general.
– Estimula la energía vital, haciendo que mejore nuestra relación con el mundo, lo que se traduce en “más satisfacción y placer en nuestras vidas”.

con la Prof. Jana Reinelt